Comer carne de Buey en Toledo

Carne de Buey

Dónde comer carne de Buey en Toledo…

… aquí, en nuestro Restaurante GastroBar, una carne de Buey muy sabrosa que empleamos para nuestras Hamburguesas

Comer carne de Buey en Toledo, con una elaboración y un sabor inigualable, lo tienes en Restaurante GastroBar, Nuevo Almacén. Te ofrecemos unas hamburguesas con un gusto muy exquisito. ¿Porqué?, por la procedencia de nuestras carnes y sus atributos.

Nuestras carnes provienen de La finca de Jiménez Barbero, La Carne de la Felicidad. A continuación te explicamos los motivos del porque de esta carne tan especial.

Comer carne de Buey

Comer carne de Buey

Desde su finca, comenzaron a criar en libertad bueyes de raza autóctona española, mimando su alimentación y su bienestar para lograr la máxima calidad.

Hoy, después de tanto tiempo, por fin el sueño se ha hecho realidad.

Pruébalo y disfruta de un sabor único que te llenará de felicidad al comer carne de buey. 

Así es nuestro Buey

  • Raza: Autóctona española
  • Alimentación: pasto, forrajes naturales y cereales.
  • Peso: 550 kg aprox.
  • Edad de sacrificio: 12 años aprox.

Su carne, de color rojo brillante, aroma intenso y exquisitamente tierna, la puedes degustar de la forma que prefieras.

LA RAZA

Sin una base excepcional no es posible conseguir el mejor resultado. Nuestro punto de partida para lograrlo es la raza, pues una u otra elección será determinante en las características del producto final.

La experiencia acumulada a lo largo de los años nos ha llevado a prescindir de una imposición de raza determinada por regiones o por modas pasajeras, centrándonos en una elección acorde con nuestros objetivos de calidad.

Al igual que en el vino se mezclan diferentes tipos de uva para conseguir unas determinadas características organolépticas, en La Finca utilizamos el mestizaje para complementar las razas alcanzando una calidad superior.

De este modo, cruzamos razas autóctonas de nuestro país, como la Avileña, Retinta o Berrenda con la Charolesa, propia de Francia. El resultado es una carne más infiltrada, tierna y jugosa y con todas sus propiedades nutritivas.

LA ALIMENTACIÓN

Cada día que pasa, somos más conscientes de lo importante que es que nuestros animales disfruten de la mejor alimentación posible, pues su salud está estrechamente relacionada con los piensos y productos que consumen.

Por eso, para poder llevar un control absoluto, decidimos elaborar en La Finca nuestro propio pienso a base del mejor maíz, cebada, centeno, avena, trigo y soja.

Así, nuestros animales cuentan con un producto sano y equilibrado, que les aporta los nutrientes que necesitan para mejorar su calidad de vida y otorga a su carne unas características excepcionales.

Cada jornada, para favorecer su salud digestiva y bienestar, mezclamos el grano con la paja y hacemos un reparto de alimento en toda La Finca. Este procedimiento resulta más costoso que los métodos tradicionales, pero es la única forma de mantener nuestro compromiso con los animales y la calidad de nuestros productos.

LA SANIDAD

Si hay algo de lo que estamos seguros es de que cuidando la salud de nuestros animales cuidamos la salud de nuestros clientes. Por eso, hemos adoptado medidas sanitarias pioneras en nuestro sector:

  • Perímetro acotado. Con el objetivo de mantener un entorno saludable hemos acotado todo el perímetro de La Finca con vallas de alta protección, impidiendo el acceso de otros animales que puedan transmitir enfermedades.
  • Prevención enfermedades. Hemos sido los primeros en idear y construir un sistema formado por cuatro naves satélites, consiguiendo aislar y tratar cada animal por separado al primer síntoma de enfermedad. Así evitamos contagios y una carne de calidad homogénea.
  • Preservación del hábitat. Todo el diseño y funcionamiento de La Finca ha sido concebido para tratar a los animales evitando contaminaciones cruzadas. Una red de caminos externos permite a nuestro personal alimentar, vacunar o inspeccionar a los animales sin necesidad de acceder a su hábitat.

EL BIENESTAR

Tanto el tiempo que pastan en libertad como el que están en las naves de acogida, nuestros animales se encuentran en un lugar y entorno único, en el que se ha pensado hasta el mínimo detalle, con el objetivo de que disfruten de un bienestar superior.

Las naves de acogida han sido construidas teniendo en cuenta la climatología local. A través de una vanguardista cubierta en forma de “sándwich” se ha conseguido una ventilación natural, evitando las temperaturas extremas tanto del invierno como del verano.

Cada nave acoge solamente a un pequeño grupo de animales, permitiendo que cuenten con un gran espacio en el que no existe el estrés, el calor en verano o la competencia por la alimentación.

El sistema de comederos ha sido ideado para que todos los animales puedan alimentarse al mismo tiempo, creando enormes comederos corridos que además hacen más liviana la estructura.

 

 

 

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.